Pensamientos y sentimientos

Por: Marcia Fragoso S

y nos llegó junio mis querides

celebren a los papis y sean muy felices juntos

besos

¿Y quién es el villane?

¿Quién es el villano aquí?

¿El soñador imprudente

que quiere que su sueño se haga realidad

o la empresa que se aprovecha de ello?

 

¿El consumidor empedernido

que persigue un status, llenar su vacío

comprando desesperadamente

o la publicidad engañosa que ofrece el cielo en sus productos?

 

¿La persona frustrada por agradar

a sí misma,  a los demás

luchando desesperadamente por permanecer “vigente”

o las empresas que se ven beneficiadas por su falta de autoestima?

 

¿Aquellos que buscan sanar, olvidar sus penas

poniendo un bocado tras otro en su boca

sin conseguir nunca llenar ese vacío

o los que crearon esa adicción con ingredientes secretos?

  

¿La gente ingenua, que cree que con trabajo y esfuerzo

algún día tendrá lo que soñó  y viendo que ese día nunca llega

cae presa de la desesperación

o quien no le dio la oportunidad de salir adelante?

 

¿Quién es el villano o la villana aquí?

¿A quién hay que reclamarle?

Por mis sueños destruidos, mi patrimonio perdido

Por mis brazos cansados y por el tiempo que perdí soñando.

 

¿Por qué es tan difícil soñar?

Y tener lo que merezco, por lo que me esforcé

¿Porqué el sistema siempre quiere

beneficiar a los mismos de siempre?

 

¿Por qué tengo que vender

lo más preciado para mi,

mi amor propio, mis sueños, mi verdad

a quien sólo da lo preciso y se aprovecha de mi?

 

¡Ya te descubrí!, Villane

mis sueños no te has de llevar

mantendré mis ojos bien abiertos

y mis recursos sabré administrar.

 

Marcia

23 de junio 2024

Historia de una casa

Bueeeenas tardes mis querides lectores, los saludo en esta tardecita nublada, tranquila y agradable desde mi rincón favorito para escribir.

 

Se preguntarán ustedes el porqué del tema del día de hoy y de qué estamos hablando específicamente ¿Por qué buscar un culpable? También sería una pregunta lógica ¿qué no se supone que somos dueños de nuestro propio destino? Pues somos libres ¿o no? Y supuestamente nuestros sufrimientos vienen como consecuencia de los errores en nuestras propias decisiones.

 

Pero, ¿Qué pasa cuando no es así?  Cuando al parecer el destino adverso se niega a concedernos nuestros sueños de vida e insiste en quitarnos aquello por lo que hemos luchado?

 

No es tan general, mis querides, algunos sucesos desafortunados tienen nombre y apellido y son perpetrados por gente sin escrúpulos que nos rodea, gente que se siente aparte de los demás, que creen que la bonanza es de quien se aprovecha de los más crédulos y “débiles” y digo débiles entre comillas porque ¿Quién es más fuerte? ¿Aquel que vive su día a día en la adversidad y que nunca se deja vencer o aquel que está siempre en su jaula de oro libre de todo mal?

 

Se preguntará ustedes: ¿y esto que tiene que ver con la historia de una casa? Pierdan cuidado, que para allá vamos:

 

Imaginemos una persona joven, casada o soltera, da igual, con sueños por delante y una gran energía y potencial para hacerlos realidad.

 

Esta persona joven, en la plenitud de su existencia decide comprar una casa y por fin dejar de rentar y tener un patrimonio para si misma y sus sucesores y como consecuencia tendrá que adquirir un compromiso que por lo menos durará 15 años, en los cuales debe tener una vida estable económicamente,  sin que nada afecte el poder adquisitivo que en ese momento tiene.

 

Pero en la actualidad ¿es realmente posible que podamos mantener nuestro poder adquisitivo inamovible por quince largos años? No al menos en las condiciones en que vivimos en nuestro país,  en las cuales se hace bastante difícil y en algunos casos imposible cumplir el sueño de tener algo propio, ya sea una casa o un vehículo.

 

Volvamos al ejemplo de nuestra persona joven y soñadora que decide invertir en su futuro con esta compañía que le ofrece un crédito hipotecario con el cual será posible hacerse de un bien, porque, hoy en día, ¿quién puede comprar algo tan caro de contado? Según la encuesta del 2018 de Vivanuncios , sólo el 11% de las personas que pensaban comprar vivienda no estaban considerando hacerlo a través de ningún crédito.

 

En fin que ya tiene esta personita algunos años pagando su crédito y de repente se enferma alguien de gravedad, o nace un nuevo miembro de la familia, o muere alguien, el caso es que surgen gastos innecesarios por los cuales se dificulta pagar todos los gastos en el hogar y se van recortando aquellos gastos innecesarios en el mejor de los casos y en el peor escenario surgen aquellas instituciones que ofrecen su ayuda al rescate y así empieza la historia de una deuda impagable, lo que empezó como una historia de amor, compromiso y solidaridad se convierte en una historia de acoso, horror y despojo al final.

 

Antes de llegar al cruel desenlace de nuestra historia veamos algunas cifras interesantes:

 

La morosidad de vivienda bajó de 3.2% en 2022 al 2.6% en 2023, los mexicanos por una parte están administrando mejor su dinero, ya no se están dejando llevar por el cuento de los préstamos bancarios o las tarjetas para resolver sus problemas financieros y le están dando prioridad al pago de su hipoteca para no perder su vivienda.

 

De acuerdo con cifras de la empresa Bravo (antes Resuelve tu deuda) del 31 de marzo de 2024, el 61% de los mexicanos viven endeudados y la deuda promedio es de $174,792  pesos en 2022, 16% mayor a la de 2022, si consideramos que un tercio de la población económicamente activa en México gana el salario mínimo, es decir $7,468 pesos al mes y suponiendo que en el mejor de los casos pudieran destinar mil pesos al mes al pago de su deuda, terminarían de pagar en 14 años y medio, siempre y cuando, claro puedan pagar mil pesos al mes y las tasas de interés no se movieran, y es aquí donde la historia cambia su curso, ya que las posibilidades no dan para el pago de la deuda y entonces ¿qué queda al final?.

 

La ejecución hipotecaria

 

Es decir, que el banco recupera el bien y nuestra pobre persona soñadora se queda nuevamente sin un bien, empezando desde el principio y con años perdidos, a lo mejor podemos pensar que no son muchos los casos, de hecho, son aproximadamente 7000 casos en un año de viviendas a las cuales se les hace una ejecución hipotecaria y, más allá de eso, el caso de las viviendas que se ofrecen en remates bancarios es otro mundo aparte, ya que frecuentemente vemos anuncios como: oportunidad única de inversión y demás en los cuales nos ofrecen precios hasta del 40% del valor de la propiedad, lo que no nos dicen es que si éstos trámites son legales (porque una gran cantidad de ellos no lo son) todavía hay que financiar pagos atrasados de impuestos que la propiedad pueda tener, hay que contratar a una empresa para que desaloje al dueño anterior ya que el banco no se hace responsable de eso y al final hay que invertir para arreglar los desperfectos que la propiedad que pueda tener.

 

En resumen: parecería imposible el cumplir nuestros sueños sin tener que empeñar nuestra vida en el proceso y salir victoriosos, en un país donde los salarios no dan para hacerse de un bien, donde hay ausencia de buenas y suficientes escuelas y donde los servicios médicos son caros, escasos o deficientes, con una vida al día donde cualquier suceso puede tambalear nuestra frágil economía y en medio de falsas promesas de empresas sin escrúpulos a las que lo que menos les importa es nuestro bienestar y que siempre andan detrás de nuestros ingresos ofreciéndonos oportunidades únicas, remates, ventas de otoño, de invierno, buen fin, Hot sale y demás artilugios para que en vez de comprar lo necesario compremos lo que ellos quieren y les regalemos nuestro dinero.

 

Parecería imposible, pero no lo es.

 

Así como hay innumerable cantidad de empresas que nos engañan con sus productos, poniendo ingredientes secretos para hacernos dependientes, ofreciendo mentiras para vender y demás, las hay también que quieren ofrecer productos de calidad, que quieren capacitarnos para que sepamos tomar mejores decisiones y evitemos caer en las trampas financieras, las hay también que ofrecen mejores condiciones para nuestra economía, sólo es cuestión de buscarlas, investigar y pensar dos veces antes de tomar nuestras decisiones de compra.

 

¿Cuáles serian buenos consejos que ayudan a que mi economía mejore?

 

Según la página web del banco BBVA:

Hacer una lista de lo que se necesita y respetarla

No optar únicamente por productos de marca

Aprovechar una oferta no siempre es sinónimo de ahorro

Comparar en Internet los precios de los diferentes establecimientos

Acudir a las tiendas y a los mercados de productos de segunda mano

Hacer menos comidas fuera de casa

Dar de baja los servicios y suscripciones que no se utilicen

Realizar un presupuesto mensual

Trazar un plan para reducir las deudas (aún antes de adquirirlas)

Crear un fondo para emergencias

Ahorrar

Vender aquello que ya no se use

Yo agregaría comparar instituciones de Internet y bancarias periódicamente para ver quién ofrece mejores condiciones

Ser disciplinade con nuestras finanzas.

 

Evitemos caer en historias de terror por falta de una buena información financiera o por falta de preparación.

 

Eso es todo por hoy mis querides, les agradezco infinito su asistencia el día de hoy a este su blog y los espero la semana que viene con otra historia interesante.

 

Seamos felices pero también precavidos, que el dinero no crece en los árboles.

 

Con amor

Marcia

23 de junio 2024

De todos colores y sabores

Los hay impetuosos

que desde que conocieron a la mujer de su vida

nada los detuvo para estar con ella

y protegerán a su familia contra todo.

 

Los hay resignados

que cometieron un error y eso los llevó por otro camino

pero aún siguen presentes

en la vida de sus hijos.

 

Los hay valientes

que sin importar si es hijo suyo o no

luchan por esa familia que vino a ellos

así, por azahares del destino.

 

Los hay rebeldes

que salen a luchar y arriesgan su vida

con tal de que sus hijos

tengan un mundo mejor y más libre.

 

Los hay inteligentes emocionalmente

que reconocen que sus ideas son muy diferentes

y aprenden a callar y a escuchar cuando no están de acuerdo

con tal de no romper la confianza de sus hijos.

 

Los hay responsables

que aunque no quieran una relación de pareja

siempre están ahí para sus hijos

y hacen un excelente trabajo en equipo para criarlos.

 

Los hay ausentes

que por voluntad propia se tuvieron que ir

y aún así su ausencia

nos deja enseñanzas.

 

Los hay presentes y colaborativos

que cuando la mamá no puede, toman el mando

y aprenden a cocinar, limpiar y a atender a todos

incluyendo a la mamá convaleciente.

 

Los hay leales

que trabajan en equipo sea cual sea la labor

que junto con la mujer crean una familia hermosa

y son parte importante en su buen funcionamiento.

 

Los hay inteligentes

que tuvieron puras hijas y no tienen idea

pero aprenden a comunicarse, a jugar, a peinar y maquillar

con tal de disfrutar al lado de sus pequeñas.

 

Los hay constantes

que van cada día al trabajo sin faltar

para que su familia tenga mejores oportunidades

hasta que pasan los años y ya todos crecieron.

 

En fin, que los hay de todas las razas, temperamentos, altos,

chaparritos, gorditos y flaquitos

pero son nuestros hombres de familia, nuestros papis

a los que queremos tanto y nos cambian la vida día con día.

 

¿y tú cuál eres?

Felicidades a todos los papis, abrazo fuerte desde el fondo de mi corazón,

 

Marcia

16 de junio 2024

16 de junio, día del padre

Bueeeeeenos días mis querides lectores, les saludo con mucha alegría desde mi segundo rincón favorito para escribir porque hace mucho sol en mi primer lugar preferido, aquí estoy en el sillón fresquito acordándome de tantas y tantas historias que he escuchado a lo largo de los años, de hombres valientes, inteligentes, leales, protectores, constantes y muchos calificativos increíbles que les podemos dar por su extraordinaria labor, que han hecho el cambio en su vida y en la de sus familias con su aportación tan valiosa al seno familiar y con ello a la sociedad misma.

 

Y es que Latinoamerica en general es un continente de familia, donde se crea una célula poderosa y de muchas células las naciones, en nuestras costumbres tenemos muy arraigado el amor a nuestra familia, a nuestra descendencia en este caso, nadie nace sabiendo y nuestros papis tampoco y con valentía se arriesgan en esta aventura que les toca de cambiar pañales, dar biberón, estudiar con sus hijos, educarlos, apoyarlos y demás hasta que son hombres y mujeres de bien, su labor protectora nos cubre toda la vida y nos hace dueños de una riqueza sin igual sin darnos cuenta, están ahí para escucharnos, comprendernos, apoyarnos y consentirnos como sólo ellos saben hacerlo y por eso son parte vital de este engranaje llamado familia y ocupan un lugar muy especial en el corazón de sus seres queridos, el cual se han ganado a pulso.

 

El padre no siente al hije en su pancita como los sentimos las mamis, pero tiene un vinculo que puede ser de sangre o no con sus hijos y el hecho de no llevar a los hijos en su vientre no le impide amarlos profundamente muy a su varonil manera, en una sociedad donde los hombres son enseñados a callar desde chiquitos y a mostrar solamente fortaleza y nada más, aprenden a sentir, a llorar de orgullo y de felicidad, a disfrutar plenamente desde la primera vez que cargaron a ese angelito en sus brazos al cual juraron cuidar y proteger toda su vida, aprenden a sufrir, a preocuparse, a ocuparse y muchas veces sin quejas, sin comentarios porque así fueron educados, en ocasiones tienen miedo pero no lo dicen porque los hombres deben ser valientes ante todo, fuertes y protectores, de acuerdo con el punto de vista de la sociedad.

 

En una sociedad en que los hombres tienen que buscar la manera de apoyar, son valientes guerreros que hacen todo lo que esté  en sus manos para que a su familia no le falte nada, aunque eso implique una hora menos de descanso, una hora menos de diversión o un peso menos en su bolsa.

 

Recuerdo cuando mi primer jefe, el dueño de la empresa donde trabajaba me dijo que su esposa estaba embarazada y que era su tercer hijo, en mi mente salió de inmediato un sincero ¡felicidadesssss! Porque tener un nuevo miembro en la familia siempre es motivo de felicidad, los bebés son hermosos, etc, etc, sin embargo su cara era de miedo, al preguntarle si sentía miedo, me dijo que sí,  para él era otra boca más que alimentar, gastos de escuela, ropa y seguía la lista,  reconozco que ese momento me abrió los ojos al punto de vista de los hombres sobre tener un bebé, en una sociedad en donde el hombre era proveedor y la mujer era la dueña del hogar en la mayoría de los casos era para mi difícil pensar que ese acontecimiento de un nuevo hijo viniera con una serie de preocupaciones para los papis, pero sucede, todavía tenemos algunas familias en las cuales el varón es responsable de la mayor parte de los ingresos familiares.

 

En la actualidad ser padre ya no es sólo ser proveedor, ya que con el ingreso de las mujeres al mundo laboral, las tareas de crianza y cuidado de la casa y de los hijos se tendrían que dividir de manera diferente para funcionar como un buen equipo; en una familia hay muchas cosas por hacer, sobre todo cuando los hijos son pequeños  y el papel del padre se ha vuelto mas importante y requerido al paso de los años, el padre también debe estar involucrado en el desarrollo y la educación de los hijos, en la toma de decisiones familiares y en la distribución de las tareas del hogar, ha evolucionado de ser un apoyo para la madre y un simple observador a ser parte importante de la vida familiar, la participación activa de los padres de familia permite que todos en la familia y sobre todo las madres, tengan mejores condiciones de vida.

 

La labor de ser padre nunca ha sido fácil y el día de hoy quiero reconocer a los que tomaron la decisión de poner a otros antes que a ellos mismos, aquellos valientes que se embarcaron en la aventura de ser padres activos y que día a día no se rinden ni se rendirán jamás, a pesar de los múltiples retos que ser padre conlleva.

 

Eso es todo mis querides lectores, les agradezco infinito su asistencia a esta su casa y los espero el fin de semana que viene con otra historia que nos haga, sentir, pensar y aprender.

 

Consientan a sus papis y disfrútenlos mucho en éste su día.

 

Con amor

Marcia

16 de junio 2024  

¿Cómo te ayudo?

¿Cómo te ayudo?

si eres tan grande y yo tan insignificante

has sido mi casa desde pequeña

y todo había estado bien.

 

Eras majestuoso, interminable, sorprendente

y ahora día tras día puedo ver

que algo te duele

te siento frágil, finito, impredecible.

 

Y a la vez, sé claramente en qué terminará

tu angustioso final, de no ayudarte

tus tiempos no son los míos, claro

yo no lo veré.

 

Pero eso no quiere decir

que no experimente ahora

lentamente, sin retorno

los síntomas de tu inevitable fin.

 

Fuiste cobijo toda mi vida

de mi sueños, de mi vida misma

y quiero ayudarte

pero soy muy pequeña.

 

Y no sé, si lo que haga

sea realmente de beneficio para ti

tal vez, como las hormigas

y los organismos más pequeños se pueda marcar una diferencia.

 

Quizás, si nos unimos,

podamos hacer algo, o hacer mucho aún

si relacionamos tus tiempos

con la cantidad de personas que albergas.

 

Siguen siendo números muy grandes

tal vez el cambio sea posible

si muchos participamos

y lo hacemos realidad.

 

Sé que podemos hacerlo juntos

somos capaces de grandes cosas

sólo es cuestión de aprender

a cuidarte ahora que nos necesitas.

 

Sólo es cuestión, de con nuestros hechos

agradecer por lo que siempre nos diste

y recordarte que así como tú te nos das, generoso,

podemos hacer lo mismo contigo.

 

Podemos sanarte

para que las siguientes generaciones

te conozcan como nosotros cuando niños

y para que todos, al fin, aprendamos ésta valiosa lección.

 

Marcia

9 de junio 2024

Y a propósito del medio ambiente

Bueeeeenos días estimades lectores, les saludo nuevamente desde mi rincón favorito para escribir con algunos achaques en mis huesitos contra los que estoy luchando con estiramientos y posiciones cómodas para sentarme, es graciosa la imagen, así como de humor negro, más temprano en la mañana investigando encontré unos ejercicios de estiramientos para el coxis y durante los ejercicios me dolieron las rodillas, ja ja (si no es una cosa es otra), y con achaques y todo aquí estamos con la mejor actitud y con una sonrisa, sentada inclinada hacia adelante, como decía el artículo,  para descansar el coxis realmente sentí un gran alivio, y entonces te preguntas ¿y ahora dónde pongo las piernas? Así  que decidí cruzarlas y ahora se me están durmiendo, no creo poder aguantar mucho así pero lo que sí les puedo decir es que cuando somos consientes de lo que podemos hacer por nuestro cuerpo realmente encontraremos alivio para seguir con nuestra vida como antes.

 

¡Ahhhh! Qué recuerdos aquellos de poder moverme sin que nada doliera, poder saltar, correr, bailar, brincar a mi antojo, retar a mi cuerpo en la gimnasia, en los clavados, en la natación, ¡en todo momento! ahora sólo puedo sentir el hormigueo de mi pierna derecha que ya se durmió y la consecuente cosquilla involuntaria que me hace reír forzadamente entre lapsos de incomodidad, siiii eso es el humor negro mis querides, el tener algo y no apreciarlo y añorarlo cuando ya no lo tienes, ¡en fin! Basta de disertaciones mentales y continuemos con el tema de hoy.

 

Hablando precisamente de alivio y de acciones para aliviar, nuestro propio cuerpo es nuestro universo y está contenido y protegido por otro universo más grande, en éste caso me refiero a nuestro planeta tierra, tan hermoso, tan azul, tan adolorido y enojado últimamente, con sus olas de calor, sus huracanes, sus tornados, granizos inesperados y cuantiosos, incendios y demás malestares que nos demuestran que no se siente bien y que necesita de nuestra ayuda para seguir protegiendo la vida que alberga.

 

Y cuando hablamos de nuestro planeta, el primer pensamiento que nos viene a la mente es: bueno sí, pero, ¿qué puedo hacer yo por un planeta inmenso si soy tan pequeñe? Sobre todo cuando las grandes corporaciones y los gobiernos son responsables de los ecocidios, de los incendios provocados para sembrar no lo que la tierra nos quiera dar, sino lo que queremos como niños caprichosos como fresas y aguacate, por ejemplo, Cómo lograr un cambio que valga la pena? Si las grandes empresas ya nos mandan los artículos empacados de tal o cual forma y no podemos hacer nada?

 

Mmmm, ¿en serio somos taaaan pequeños y no podemos hacer nada? No lo creo

 

Imaginemos un organismo, un cuerpo, atacado por una enfermedad, al principio empieza con garraspeo en la garganta el cual no nos hace daño y seguimos nuestras actividades como si nada, después nos empieza a doler la cabeza, luego sigue el cuerpo y ahí es donde empezamos a considerar ir al doctor, cuando llegamos a consulta clamamos por ayuda porque se nos hace imposible hacer nuestras actividades en ese estado de enfermedad y la respuesta es: un virus, un organismo taaaaan pequeño, pero que en grandes cantidades se va fortaleciendo en nuestro organismo y produce ¡taaaantas molestiaaaaaas! Que nos hace imposible vivir cómodamente,  no podemos hacer nada contra los virus mis querides, el doctor sólo nos da medicina para las molestias, para que nos sintamos mejor en lo que la gripa se cura por sí misma y volvemos a funcionar como antes sin ese molesto huésped.

 

Podemos ser un molesto virus o un glóbulo blanco sanador para nuestro planeta ¿Cuál será nuestra elección?

 

Olvidémonos de los grandes conglomerados y descubramos nuestro propio poder, ¡si! Ellos son la oferta, pero nosotros somos la demanda y somos más,  ejerzamos nuestro poder demandante, pidiendo envolturas más ecológicas, cambiemos hábitos, alcemos nuestra voz evitando comprarles a aquellos con los que no estamos de acuerdo, aquellas empresas que apoyan la guerra (porque si las hay, aunque usted no lo crea), aquellas empresas que gastan agua indiscriminadamente, que usan envolturas que no se degradan en mucho tiempo, ellos no van a tener mi compra, es más, voy a llegar con mi tupper al Walmart y les voy a pedir que ahí me den mi jamón,  mi queso, mis salchichas, para evitar crear basura, al principio se me van a quedar viendo con cara de sorpresa y si no acceden les aseguro que el comerciante de la tiendita de la colonia estará gustoso de hacerlo.

 

 Voy a ir con mi botella reciclada a la jarcieria de mi colonia y les voy a pedir que ahí me pongan mi cloro,  mi jabón biodegradable para lavar la ropa, que me permita reutilizar esa agua en mis plantas o en mi patio o para el WC, voy a alzar mi voz con mis acciones porque ya basta de que me den todo con exceso de sellos por todas partes para hacerme adicte a la azúcar, al sodio y a las grasas para que les compre más, ya basta de la demanda callada que acepta tácitamente los envases no ecológicos sólo porque son más baratos, pero bien que contaminan y nos arruinan la vida a todos, bueno, casi a todos, porque mientras yo estoy comprando pipa de agua para poder bañarme, los dueños de esas compañías están jugando golf en un campo que gasta muchísimos litros de agua, tantos, que no alcanzan en nuestra imaginación, pero no lo dejemos a la imaginación solamente, ahí les va, nada más para satisfacer nuestra curiosidad:

 

Una instalación de golf de 18 hoyos ocupa una superficie de 60 campos de football y necesita entre 24 y 35 litros por segundo de agua y al año 18 mil millones de litros de agua, las pipas de agua son de 10 mil litros, si dividimos esos 10 mil litros entre 30 segundos, por ejemplo, para buscar una media, nos da 333, o sea que la pipa le dura al campo de golf 333 segundos, dividido entre 60 segundos para pasarlo a minutos, nos da la friolera de 5 minutos, ¡un campo de golf se acaba 10 mil litros de agua en 5 minutos!  

 

En fin, ahora que estamos consientes de lo que podemos hacer y dejamos de lado lo que NO podemos, leamos las diez acciones que nos recomienda un artículo de National Geographic en su revista del 11 de abril del 2023:

 

  1. Ahorrar energía lumínica aprovechando la luz del sol.
  2. Cambiar el tipo de energía administrada por el sol, es decir usar focos de led.
  3. Desenchufar los electrodomésticos que no estamos usando.
  4. Alternar los métodos de transporte, para distancias cortas caminar o andar en bicicleta y cuando podamos usar el transporte público.
  5. Consumir más verduras y productos agro sustentables, consumir frutas y verduras de temporada también, los grandes conglomerados no ofrecen frutas y verduras de temporada y esos cuesta más trabajo, agua y daña más a la tierra producirlos, y aquí yo agregaría consumir frutas y verduras de mi país para apoyar a los agricultores.
  6. Separar, residuos, reparar y reciclar, yo agregaría rechazar, es la primera etapa del reciclaje, si rechazo los artículos que tengan empaque y los cambio por compras a granel llevando mi propio empaque puedo generar menos basura (Si, me voy a llevar mi tupper a la tienda, aunque al principio me vean feo).
  7. Utilizar menos plástico y si no podemos evitarlo, hay compañías que lo reciclan, podemos llevar nuestros envases y bolsas a esos lugares y así nos aseguraremos de que sí van a ser reciclados.
  8. Desperdiciar menos comida, los alimentos en descomposición producen metano, que es un gas que provoca el efecto invernadero, es decir que el calor se acumule cerca del suelo, aparte de que todo el esfuerzo de producir esos alimentos, empacarlos y transportarlos hasta que llegan a nosotros son recursos desperdiciados si un porcentaje de esos alimentos va a terminar en la basura y ojo, en el restaurante también hay que pedir sólo lo que nos vamos a comer, ya no se ve “nice”, sino todo lo contrario el pedir un plato caro en una cita, por ejemplo y menos aún dejar la mayor parte del platillo.
  9. Abonar los residuos orgánicos, podemos buscar empresas que nos reciban nuestros residuos o separarlos y el camión de la basura los entrega a esas empresas, también en el caso del pollo, por ejemplo, si lo pedimos sin piel, grasa y hueso, el pequeño comerciante vende todo lo que no nos vamos a comer del pollo a empresas que se dedican a producir gelatina, por ejemplo y nosotros nos evitamos el tedio de la basura, todos ganan.
  10. Plantar arboles y sembrar, tener plantitas, paredes verdes, azoteas verdes, todo ayuda.

 

Y asi, mis querides, podemos ayudar a que nuestro planeta se sienta mejor y nos dure muchos años más,  eso es todo por hoy, les agradezco mil su visita a este su blog y los espero la semana que viene con otra historia que nos haga sentir, pensar y aprender.

 

Sean felices como unas bonitas lombrices californianas (las lombrices californianas se usan para hacer composta, o sea que se comen la comida que desechamos y producen un abono súper saludable para las plantas).

 

Con amor

Marcia

9 de junio 2024

unsplash